¿Qué es el derecho a la desconexión digital?

El derecho a la desconexión digital en el ámbito laboral consiste en evitar que el trabajador se vea sometido a la presión que puede entrañar que la empresa le siga dando instrucciones fuera de su jornada. Se trata de proteger al trabajador o trabajadora de intrusiones de la empresa, que pretende que siga estando a su servicio incluso fuera de horas de trabajo. La relación laboral tiene unos límites, un horario concreto y si la empresa pretende seguir ejerciendo el poder de dirección al terminar la jornada laboral, excede de sus competencias y del tiempo de trabajo establecido en el contrato.

El derecho a la desconexión digital en el ámbito laboral se regula en el art. 88 de la Ley Orgánica de Protección de Datos Personales y en el nuevo artículo 20 bis del Estatuto de los Trabajadores.

Para marcar los límites, la LOPD se remite a la negociación colectiva o a lo pactado entre la empresa y los representantes de los trabajadores. El legislador aprovecha la ocasión para incluir en el inciso tercero del artículo a los puestos directivos, grandes destinatarios de este derecho indirecto, en la obligatoria política interna, en la campaña de sensibilización y en las acciones formativas que eviten el riesgo de fatiga informática.

Aborda, a la vez, el teletrabajo, donde los límites entre la vida personal y laboral están más difusos. La creciente flexibilización en la ordenación del tiempo de trabajo, la desaparición del horario y la contratación en función de objetivos o resultados, dificulta aún más la identificación y el reconocimiento del derecho.

¿A qué empresas y trabajadores afecta?

Afecta a todas las empresa cualquiera que sea el numero de trabajadores.

¿Afecta solo a los trabajadores en modalidad de teletrabajo?

El teletrabajo implica obviamente que al estar el trabajador realizando su labor desde su domicilio u otro lugar distinto al centro de trabajo habitual de la empresa , debe existir un protocolo o política de desconexión digital, pero igualmente para los trabajadores que no teletrabajan, debe existir también un protocolo.

En resumen, se tenga o no trabajadores en teletrabajo, debe haber un protocolo de desconexión digital.

¿Qué consecuencias tiene no tener protocolo de desconexión digital?

Podría considerarse como infracción grave de la normativa laboral, sancionada con multas que podrían llegar a alcanzar los 187.000 euros

Ante su inexistencia podría suponer inversión de la carga de la prueba en caso de que un trabajador alegase vulneración de ese derecho ante la inspección de trabajo y el Juzgado de lo social, por lo que tendría que ser la empresa la obligada a demostrar que no existe vulneración del derecho alegado.

¿Cómo realizo un protocolo de desconexión digital?

ELABORAR PROTOCOLO DE DESCONEXION DIGITAL

Coste del servicio: 90 euros.